Una mañana con Gimena y su familia.

El amor se manifiesta de tantas formas! No solo con besos y abrazos, si no también en cada detalle cotidiano que vivimos.  Ser padres ya en si mismo es un acto de amor. Si a eso le sumamos el duro trabajo que es nuestra tarea diaria para criar a nuestros hijos, habla de una entrega inconmensurable.

Ayer hablaba con Gimena sobre lo que vi mientras estuve documentando a su familia en su casa, y le decia: “cuando veas tus fotos no vas a poder creer todo lo que das como mamá!”. Y ella me contestó: ” que bueno, porque uno como mamá nunca se ve y me pregunto si estoy haciendo lo correcto”.

Eso nos pasa a todas las mamás, muchas veces no podemos detenernos y mirarnos, porque estamos muy envueltas en la tarea de criar a nuestros hijos. A veces hace falta de algún factor externo que nos devuelva nuestro reflejo, que en este caso fui yo, devolviendole su imagen y la de su familia en fotos.

Hoy Gimena se va a poder ver, y va a saber que esta haciendo lo correcto como mamá, que está entregando su corazón y que cada acto, minimo, diario, cotidiano es un acto de amor.

En este registro tan verdadero, sin poses y captandolos como son: unicos y autenticos.

Anuncios